martes, 1 de julio de 2008

Julio poético 1


Último día del f12 (http://www.festivalmalpensante.com/pagina/index.php) Todos bastante enguayabados. La rumba en In Vitro fue de las buenas. En la sala VIP, sensibles a nuestro estado, nos dan champán y canapés. En el jardín, música en vivo. En la biblioteca, mesa redonda sobre los editores independientes. A pesar de los intentos del moderador por aguar la fiesta, Pepe Ribas (con b y no con v como lo puse en mi anterior "post", ¡perdón Pepe!) consigue atrapar la atención de los asistentes y soltar unas cuantas verdades: "para ser independiente hay que ser osado, apasionado, valiente" o "tal vez ya no haya ideologías pero siguen habiendo ideas que defender". El público aplaude. A continuación habla Daniel Divinsky, conocido, entre otros aciertos, por ser el que publica a Mafalda, que nos cuenta que ser editor le salvó de la abogacía (esta profesión que, según él, ejercen los ricos tontos y los pobres listos). En la noche, cenamos en LUNA un grupo numeroso. Me toca al lado de Alejandro Martín y de Juan Forn. Hablamos del buen fútbol, del karma de ciertas chicas, de los "groupies" de Mario Bellatin (la divertidísima editora chilena Andrea Palet también se define como tal), de Los Soprano y de Six Feet Under (dos series de televisión que valen por todo el cine gringo del siglo XXI) y del deseo de encontrarnos todos próximamente en Buenos Aires. Nos reímos con la foto que ilustra este “post” (Marilyn Monroe leyendo el Ulises de Joyce, ¡y además está en la última página!), un regalo de Vila-Matas a Eduardo Lago, cuyo libro, “Llámame Brooklyn”, después de haberle conocido a él, estamos todos pendientes de leer.

Copio este poema de Ángel González, ideal para empezar esta serie.

A veces
Escribir un poema se parece a un orgasmo:
mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:¡no pasa nada!
Lo expresaba muy bien Cesar Vallejo:
"Lo digo y no me corro".
Pero él disimulaba.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sigo de cerca tu "julio poético" y tu desénfreno literario y linguístico. Añado una cruel reflexión a lo de la independencia: "para ser UN BUEN independiente hay que ser osado, apasionado, valiente y sobre todo RENTISTA" ......

Espero que vayas a Buenos Aires y que mandes nuevas crónicas.

Me pareció genial el recuerdo y el poéma de Angel González porque me has recordado mi grupo mexicano de exiliados asturianos capitaneado por el propio Angel y Paco Ignacio Taibo con los que he pasado innumerables veladas.

besos
Marili

María Antonia dijo...

Pobre Marilyn, nunca debió teñirse de rubia.